Fitofármacos: Terapeútica innovadora

Con los conocimientos y tecnología actuales, los fitofármacos han cobrado un importante sitial en el desarrollo de tratamientos medicinales a través de los principios activos de plantas curativas. A continuación, nuestra especialista, la Dra. Mercedes Marquis, explica su evolución

La fuente más antigua del origen de medicamentos son las especies vegetales y en los últimos años se han dado pasos trascendentales en el desarrollo de una nueva categoría terapéutica, los fitofármacos que, sin duda alguna, han sido una revolución en el esquema de tratamiento medicinal del siglo XX, constituyendo un adelanto de gran importancia, por lo que la fitomedicina y los fitofármacos han tenido un intenso desarrollo a nivel internacional.

Para que un producto derivado de una planta sea catalogado y, por ende, registrado como un fitofármaco es necesario que cumpla con todos y cada uno de los requisitos que se exigen a los productos farmacéuticos sintéticos. Es necesario realizar una evaluación fitofarmacológica para garantizar los efectos terapéuticos (benéficos) y la seguridad de su uso a los consumidores. Las autoridades sanitarias requieren esta información para aceptar y registrar los productos en la categoría de Fitofármacos.

Cada vez son mayores los trabajos científicos sistemáticos para confirmar la actividad biológica del uso etnomedicinal de muchas plantas curativas o su potencial terapéutico en diferentes patologías, estos deben ser complementados con estudios de farmacología preclínica y de farmacología clínica.

En algunos países de la Unión Europea, el estudio de las plantas medicinales ha permitido el desarrollo de la Fitomedicina y, en especial, la Fitofarmacología, ampliando los principios científicos para contrarrestar el abuso y los gastos millonarios que demanda el consumo de productos farmacéuticos o productos de patente. 

La producción de Fitofármacos ha adoptado medidas que acrecientan el control para aumentar la calidad, eficacia, confiabilidad, seguridad y viabilidad de los fitoquímicos, además de regular el cultivo de las plantas con la finalidad de asegurar que dichos productos posean una concentración determinada de sus principios activos y sus metabolitos secundarios para que puedan ser sometidos a los estudios clínicos tradicionales, mediante modelos en los que se aplica el método científico con precisión y rigor.

Se sabe que las plantas y sus productos no son totalmente inocuos. Al ser destinadas a la prevención o tratamiento de enfermedades, adquieren el carácter de medicamentos, igual que los de marca o patentes, y pueden producir efectos colaterales de diferente magnitud. No obstante, debemos tener presente que esta nueva categoría terapéutica posee un control estricto y métodos de conservación que reúnen conocimientos ancestrales etnobotánicos y etnomédicos. A estos aspectos se suma el moderno conocimiento farmacológico

básico y clínico, respaldado con toda la tecnología farmacéutica de la que se dispone en la actualidad que garantizan la efectividad terapéutica con un excelente perfil de seguridad. 

 

Compartir en mis redes: 

Añadir nuevo comentario