Conoce los beneficios de la L-Carnitina

Un importante nutriente que ha cobrado enorme interés científico en los últimos años; entre otros aportes, facilita el metabolismo aeróbico[Duda: En el artículo originalmente aparece como aerobio] de carbohidratos, aumenta la velocidad de fosforilación oxidativa y favorece la excreción de algunos ácidos orgánicos, como lo señala nuestra especialista, la Dra. Mercedes R. de Marquis

La Carnitina es una sustancia natural del cuerpo humano, presente en todas las células del organismo, desarrolla un papel fundamental en la utilización de los sustratos lipídicos y favorece el metabolismo glucídico anaeróbico[Duda: en el artículo aparece originalmente como anaerobio]. Químicamente, la Carnitina es el ácido 3-hidroxi-4-N-trimetil-aminobutírico, similar a la colina, como molécula biológica se encuentra en dos formas con igual estructura química: L-Carnitina y D-Carnitina. Solo el isómero L es biológicamente activo y es la forma utilizada para la administración exógena. 
La L-Carnitina es muy conocida como derivado de la lisina y metionina que favorece la β oxidación de los ácidos grasos, existiendo evidencias cada vez más crecientes de que hay condiciones fisiológicas y fisiopatológicas en las cuales se requiere la L-Carnitina como nutriente esencial, por lo que su interés científico ha aumentado en los últimos años como se evidencia en los múltiples estudios clínicos publicados.
El mecanismo de acción de la L-Carnitina, consiste en transportar los ácidos grasos de cadena larga desde el citoplasma celular al interior de la mitocondria, permitiendo su β-oxidación. Este mecanismo es de importancia fundamental a nivel del músculo esquelético, donde la utilización de energía se obtiene en gran medida a partir de los lípidos. Igualmente, facilita el metabolismo aeróbico de carbohidratos, aumenta la velocidad de fosforilación oxidativa y favorece la excreción de algunos ácidos orgánicos.
La deficiencia de L-Carnitina produce trastornos notorios del metabolismo de los lípidos, lo cual origina almacenamiento de grasa en los músculos, así como anormalidades funcionales del músculo cardíaco y estriado, acumulación de ácidos libres en el citoplasma celular, lo que produce toxicidad celular y déficit energético.
Las necesidades diarias de L-Carnitina en el humano son de 8 a 11 miligramos diarios. La formación de L-Carnitina endógena es insuficiente para satisfacer las necesidades del organismo, de ahí que se precise el aporte exógeno de esta sustancia. 
Los lactantes con peso bajo al nacer, y los prematuros tienen mayor riesgo de deficiencia de Carnitina. Los lactantes están sujetos a ingestiones altas de grasa para la estimulación del crecimiento, siendo la Carnitina exógena una de las indicaciones principales para el crecimiento y desarrollo intrauterino y en casos de prematurez, niños de bajo peso al nacer y, en general, para el desarrollo y crecimiento de lactantes.
Otros importantes usos de la L-Carnitina se aplican en el campo de la cardiología, entre los cuales podemos mencionar la optimización del metabolismo miocárdico en síndromes isquémicos, así como en insuficiencia cardíaca congestiva y cardiomiopatía. Por otra parte, la administración de L-Carnitina parece mejorar la tolerancia al ejercicio en sujetos con arteriopatía coronaria, claudicación intermitente e insuficiencia cardíaca.

Compartir en mis redes: 

Añadir nuevo comentario